02 diciembre 2005

Cabeza abajo

Aniversario/ El Ojo Bizarro & Peekaboo
Habrá sorpresas, anticiparon. Un conjunto de cuerdas recibía a los invitados que llegaban al Ojo para festejar su quinto aniversario. DJ Radiosónico volvió a la carga por los Charlatans. Quiere la revancha. Está bien, le dije, el viernes 9 de diciembre vendrán aquí mis malchicos. Quienes invoquen mi nombre en la puerta del OjBi la pasarán mejor que el resto. Feliz, Radiosónico volvió a la consola y me disparó en la nuca "Where Is My Mind" de los Pixies. "¡Traición!", grité, pero nadie me escuchaba. Nuevos peinados raros recorrían el lugar. ¿De qué hablamos cuando hablamos tan rápido? Tragos con sorbetes y chicas altas. Un parroquiano muy bien informado comentó que al otro día soplaba velas Peekaboo. Así es esto, de barra en barra, la noche eterna que soñaba Isidoro. Cachorras que discuten si la bombacha o la tanga. Coroneles y capitanes deambulando. Yo, con los pies en el aire y la cabeza en la tierra. Un truco que Black Francis nos enseñó antes que nadie.

1 comentario:

el retorno de una anonima dijo...

"... su cabeza estallará
pero no hay nada en ella..."
el mejor dia de mi vida!
Sin-Tía

¿Chat?

Lejos de la cercanía

Lejos de la cercanía
“Cuando vivís es extraño todo lo que sucede”, dice el amigo Martín Toledo en su novela “Proximidad”. Martín, el que cayó aquella noche de 2004 desde el escenario de Casa Babylon. El que regresó a la superficie con los puños llenos de literatura. Llanto de Mudo fue la editorial que recogió esa furia y la convirtió en un libro. Más de 160 páginas en las que se cronica un fracaso tras otro. Porque, ya lo señala el propio autor, “cuando se quiere ser feliz comienzan las equivocaciones”. Y allá vamos entonces, cayéndonos y levantándonos, durmiéndonos y despertándonos. Cada vez más lejos y cada vez más cerca de la felicidad.

EL FANZINE

EL FANZINE