29 diciembre 2005

Golpee antes de entrar

Navidad/Globo Terráqueo

Como siempre, en la víspera de Navidad llueve, sale el sol, hace calor y los servicios meteorológicos permanecen en alerta. La duda trivial de poner la mesa adentro o afuera. Del pollo o el asado. De la ensalada rusa o la mixta. De la risa o el llanto. Del escepticismo religioso o la fe pagana. Opciones que mantendrán a todos en vilo hasta el brindis. Promesas que treparán hasta el cielo como un globo, y que desaparecerán en la oscuridad. Cuando se hayan vaciado los shoppings, las góndolas y los estantes, la ilusión entrará por la chimenea y estallará como un petardo. Yo la conozco. Ya me ha engañado otras veces. Ya ha intentado convencerme de que vale la pena desear algo. Y yo le hice caso.

3 comentarios:

sheisjustawoman dijo...

Juanca, es la verdad que la ilusión ya ha engañado otras veces. que el engaño hace ilusión, aun sabiendo, y que saber produce de todas maneras alguna otra cosa, que no es ilusión en este caso.
Es un trío ,verdad, ilusión y engaño. Navidad sólo cambia el orden, ilusión, engaño y verdad. Pero Luca dijo, noche de paz.. entonces, habrá que seguir hasta el final. Ahora me da asco la cumbia. Me encantó verte Juanca con tus lentes tornasolados, tan feliz y anfitrión a pesar de todo. Lo mismo, no llovió.

una anónima dijo...

antes de las 12 llegó papá noel y desapareció como cuando larry me preguntó la hora y yo le dije: "si, quiero!"
siempre sentí que si seguía fantaseando con tanta dedicación, terminaría borrando el límite entre la ficción y mi neblinosa realidad.

que no se acaben las fiestas maraddon!
gracias por iluminarnos la noche de desencantos.
feliz año nuevo:
Sin-Tía

cora dijo...

Yo no espero y no me desilusiono.

¿Chat?

Lejos de la cercanía

Lejos de la cercanía
“Cuando vivís es extraño todo lo que sucede”, dice el amigo Martín Toledo en su novela “Proximidad”. Martín, el que cayó aquella noche de 2004 desde el escenario de Casa Babylon. El que regresó a la superficie con los puños llenos de literatura. Llanto de Mudo fue la editorial que recogió esa furia y la convirtió en un libro. Más de 160 páginas en las que se cronica un fracaso tras otro. Porque, ya lo señala el propio autor, “cuando se quiere ser feliz comienzan las equivocaciones”. Y allá vamos entonces, cayéndonos y levantándonos, durmiéndonos y despertándonos. Cada vez más lejos y cada vez más cerca de la felicidad.

EL FANZINE

EL FANZINE