31 mayo 2007

El diablo interior

Una vez, hace tiempo, INXS tocó en Feriar. Y en el momento en que sonaba "Never Tear Us Apart" mi circunstancial acompañante desapareció entre el gentío. Como no podía ser de otra manera, la recuperé cuando Hutchence Michael dijo aquello de que "every single one of us the devil inside". Así es la música, así son las canciones, así son las circunstancias: a veces acompañan y a veces no. Y así son los demonios que capturan cuerpos y nos privan de poseerlos por completo. Somos dueños de suspiros, caídas de ojos, lágrimas y otro fluidos. Pero lo diabólico libera a ese objeto de nuestro deseo. Lo deja fuera de alcance. Lo independiza, lo obtura a nuestro reclamo, lo asienta demasiado lejos, a pesar de que nos respire en la oreja. Una vez, hace poco, tocaron Los Alamos en Casa Babylon. La historia, de tan remanida, volvió a repetirse.

1 comentario:

Pablo dijo...

Oiga, el bueno de Hutchence decía: "Every single woman has the devil inside". Es parecido, pero no lo mismo. Además concuerda mejor con lo que usted díce en el texto.

¿Chat?

Lejos de la cercanía

Lejos de la cercanía
“Cuando vivís es extraño todo lo que sucede”, dice el amigo Martín Toledo en su novela “Proximidad”. Martín, el que cayó aquella noche de 2004 desde el escenario de Casa Babylon. El que regresó a la superficie con los puños llenos de literatura. Llanto de Mudo fue la editorial que recogió esa furia y la convirtió en un libro. Más de 160 páginas en las que se cronica un fracaso tras otro. Porque, ya lo señala el propio autor, “cuando se quiere ser feliz comienzan las equivocaciones”. Y allá vamos entonces, cayéndonos y levantándonos, durmiéndonos y despertándonos. Cada vez más lejos y cada vez más cerca de la felicidad.

EL FANZINE

EL FANZINE