18 junio 2007

La Córdoba

La Córdoba de Maraddón, será el título que Diego Erlán usará en Ñ para hablar de la presentación de mi libro en Buenos Aires. Y no es que la ciudad sea mía. Sino que es mi ciudad. Distinta de la ciudad de sus otros habitantes, aunque sea la misma. Hubo una ciudad de Rodrigo, con epicentro en Gerónimo. Hay una ciudad de los sueños, que no es una ciudad soñada. Después de Cyro y de Juani, Pablo Dacal se lleva los últimos aplausos de la noche en el Centro Cultural San Martín. Sus chançones son, sobre todo, un clavel en el ojal. Contra un fondo blanco, se han proyectado imágenes embriagadoras de gente que habla del fernet, de la birra y de madrugadas sin par. El maestro GAN se maneja con desenvoltura ante el paquete de música que nos hace escuchar. A las diez de la noche del sábado 16 de junio de 2007, el acto protocolar ya se ha consumado. Y la Córdoba que me pertenece debe estar arrancando con su previa. Aunque yo esté ausente con aviso de retorno, no faltará quien se ofrezca para encendérmela.

1 comentario:

Pulpo dijo...

You had me at fernet...

Felicitacioines por el libro y la difusión en Ñ

¿Chat?

Lejos de la cercanía

Lejos de la cercanía
“Cuando vivís es extraño todo lo que sucede”, dice el amigo Martín Toledo en su novela “Proximidad”. Martín, el que cayó aquella noche de 2004 desde el escenario de Casa Babylon. El que regresó a la superficie con los puños llenos de literatura. Llanto de Mudo fue la editorial que recogió esa furia y la convirtió en un libro. Más de 160 páginas en las que se cronica un fracaso tras otro. Porque, ya lo señala el propio autor, “cuando se quiere ser feliz comienzan las equivocaciones”. Y allá vamos entonces, cayéndonos y levantándonos, durmiéndonos y despertándonos. Cada vez más lejos y cada vez más cerca de la felicidad.

EL FANZINE

EL FANZINE