12 abril 2008

Salve

Que el mundo fue y será insalvable ya no hay quien lo dude. Intentar su rescate es tan absurdo como aplicarle anestesia a un masoquista. Y sin embargo, Madonna y Justin Timberlake se proponen salvarlo a capa y espada, en apenas cuatro minutos. Tal como se los ve en el videoclip, juntitos juntitos. Los mosqueteros del pop. Los archienemigos del aburrimiento. Dos generaciones de ídolos que saltan sobre los techos de los autos en una carrera contra reloj. Tal vez quieran escaparse del olvido. O busquen una salida elegante a esa degradación tan propia de nosotros, los mortales. Se miran en un espejo y a través de él se ven el uno al otro. Madonna observa a un Justin hecho a su imagen y semejanza. Y lo besa/bendice como una amante/soberana. Después de todo, el tema "4 Minutes To Save The World" pertenece a su próximo disco. Y sólo la música salvará a la música, mientras el mundo se hunda en el abismo de un silencio atemporal.

1 comentario:

MANCHA dijo...

mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha mancha

¿Chat?

Lejos de la cercanía

Lejos de la cercanía
“Cuando vivís es extraño todo lo que sucede”, dice el amigo Martín Toledo en su novela “Proximidad”. Martín, el que cayó aquella noche de 2004 desde el escenario de Casa Babylon. El que regresó a la superficie con los puños llenos de literatura. Llanto de Mudo fue la editorial que recogió esa furia y la convirtió en un libro. Más de 160 páginas en las que se cronica un fracaso tras otro. Porque, ya lo señala el propio autor, “cuando se quiere ser feliz comienzan las equivocaciones”. Y allá vamos entonces, cayéndonos y levantándonos, durmiéndonos y despertándonos. Cada vez más lejos y cada vez más cerca de la felicidad.

EL FANZINE

EL FANZINE