21 noviembre 2005

¿Sueñan los DJs con ovejas electroclash?

Niü! Fest/Casa 13 & Babylon
Mientras los DJs debaten... los periodistas ponen música. Andrés Oddone, switchermaster de la electro escena de la ciudad, es quien convoca. Miércoles 23, jueves 24 y viernes 25 de noviembre habrá chamuyo desde las 19 en Casa 13. ¿El tiempo de cada exposición se medirá en beats por minuto? Me dispongo a parar la oreja y aguzar la visión. Para escuchar los loops verbales de los disertantes. Y para mirar a las chicas de cuatro ojos que ponen su mejor cara de "qué interesante". Después habrá tiempo de encontrarlas en Babylon el domingo, ya sin gafas, desde las 6 de la tarde, cuando el maratón de teoría cierre con una fiesta a go-go, que incluye como postre a mi amigo Dick, el Demasiado. Cumbia electrónica para bombear sangre humana en el corazón de las máquinas.

3 comentarios:

Rodrigo Ulloa dijo...

Yo sigo poniendo musica en El ojo bizarro e invitando a los periodistas y musicos a hacerlo. A propósito, los jueves esta bueno ir a escuchar una noche británica y tomar té inglés con alguna señorita. Ademas, este viernes cumple años mi proyecto personal Superclima y lo festejo ahí en El Ojo tambien, tocan a las 22hs Ironia (acustico), Chapasound y DDTronikz. Los espero!!! Salut!

Anónimo dijo...

cuidado que dicen que el dick viene con artillería nueva. en el monasterio ya comenzamos a rezar porque no haya sido contagiado por algún designio impuro y el altísimo le guarde en la algarabía de sus cumbias lunáticas.
peinate que viene gente, dick.

el reverendo

Anónimo dijo...

nunca es demasiado para dick.
me hubiese gustado mucho oirlo, y mejor verlo, pero no estuve en córdoba.
el mejor día de mi vida!

Sin-Tía

¿Chat?

Lejos de la cercanía

Lejos de la cercanía
“Cuando vivís es extraño todo lo que sucede”, dice el amigo Martín Toledo en su novela “Proximidad”. Martín, el que cayó aquella noche de 2004 desde el escenario de Casa Babylon. El que regresó a la superficie con los puños llenos de literatura. Llanto de Mudo fue la editorial que recogió esa furia y la convirtió en un libro. Más de 160 páginas en las que se cronica un fracaso tras otro. Porque, ya lo señala el propio autor, “cuando se quiere ser feliz comienzan las equivocaciones”. Y allá vamos entonces, cayéndonos y levantándonos, durmiéndonos y despertándonos. Cada vez más lejos y cada vez más cerca de la felicidad.

EL FANZINE

EL FANZINE