19 marzo 2007

Nuestros próximos

Nos hemos perdido a Gepe de la misma manera que alguna vez nos perdimos a Coiffeur. Dicen que en Chile todo ocurre más temprano. Violeta Parra cantó antes de que Pizarnik manuscribiera. Pinochet fusiló antes de que Videla aniquilara. Por eso, cuando llegamos al Ojo el propio Gepe nos recibe en la puerta, ya colmado de satisfacción por los aplausos. Lo saludamos y entramos. ¿Qué otra cosa queda por hacer que hacer ingreso? Ahogamos nuestra desazón en un vaso de plástico, mientras Ariel contagia Varicela. Después sube Javiera Mena y Gepe se sienta a percutir los parches. Javiera ya es una pop star pero no le importa. La he visto por la tarde metida en sus característicos pantalones cortos. Gepe parece haber salido del cast de "Los marginados". Pero es capaz de componer una canción que atraviese la cordillera de los Andes. Nos han hecho creer que el glamour debe cubrirlo todo, como un fondant empalagoso. En Chile, mientras tanto, ya están leudando la masa de nuestros próximos postres.

2 comentarios:

marcelo dijo...

pero qué post más pelotudo

Anónimo dijo...

Mas pelotudo el que piensa que es pelotudo y le da la importancia para escribirlo.

¿Chat?

Lejos de la cercanía

Lejos de la cercanía
“Cuando vivís es extraño todo lo que sucede”, dice el amigo Martín Toledo en su novela “Proximidad”. Martín, el que cayó aquella noche de 2004 desde el escenario de Casa Babylon. El que regresó a la superficie con los puños llenos de literatura. Llanto de Mudo fue la editorial que recogió esa furia y la convirtió en un libro. Más de 160 páginas en las que se cronica un fracaso tras otro. Porque, ya lo señala el propio autor, “cuando se quiere ser feliz comienzan las equivocaciones”. Y allá vamos entonces, cayéndonos y levantándonos, durmiéndonos y despertándonos. Cada vez más lejos y cada vez más cerca de la felicidad.

EL FANZINE

EL FANZINE